Movimiento de rotación

La Tierra, además de dar vueltas alrededor del Sol (traslación), también se mueve al girar sobre sí misma en torno a un eje; una especie de línea imaginaria que lo atraviesa de un extremo al otro por los polos, aunque ligeramente inclinado. Este es el famoso MOVIMIENTO DE ROTACIÓN y a él debemos la existencia del día y la noche.

Sucede que la Tierra tarda 24 horas en dar una vuelta completa sobre sí misma. Es decir que si estuviéramos quietes flotando en el espacio y marcáramos un punto en la superficie terrestre (por ejemplo tu casa), deberíamos esperar 24 horas para volver a verlo pasar. ¡Esto es de hecho lo que hacen muchos satélites de observación terrestre!

Imagínate ahora que estás parade en el Sol, mirando a la Tierra que rota sobre sí misma. La verías como un círculo iluminado y en todos esos sitios sería de día. Todes les que están del otro lado de esa especie de esfera que es nuestro planeta, estarían a oscuras y allí sería de noche. Tu casa se encuentra enfrentando directamente al Sol al mediodía y del lado opuesto a la medianoche, y tarda 12 horas en girar media vuelta y 12 horas más en volver al punto inicial. Allí lo tienes. 12 + 12 = 24 horas… es decir, un día; parte de ese tiempo iluminado (día) y parte a oscuras (noche).